domingo, 11 de febrero de 2018

La forma del agua

En plena Guerra Fría, 1963, una criatura acuática es encontrada en el Amazonas y llevada a un laboratorio estadounidense por un agente sin escrúpulos. 
Durante su encierro, el anfibio será descubierto por Eliza, una mujer muda que se dedica a la limpieza del lugar y que encontrará en el curioso inquilino la comprensión que los de su especie no han sido capaces de brindarle. 
De esta forma, la protagonista reunirá a un grupo de marginales, una mujer de color, un hombre homosexual y un espía ruso entre ellos, para evitar que su nuevo compañero pierda la vida en manos del ejército.
Es una fábula sobre la soledad, sobre la búsqueda del amor, su complejidad y las diferencias. 
Los protagonistas son seres solitarios que luchan por buscar un atisbo de felicidad y compañía.
Un canto a la belleza “diferente”, una oda a la fraternidad de los marginados en una sociedad marcada por la intolerancia.
Envuelta en una atmósfera completamente acuática es una película bella, política, dulce y triste, monstruosa, simbólica y poética. 
“El tiempo no es más que un río que fluye desde nuestro pasado”
Guillermo del Toro 2017

No hay comentarios: