lunes, 8 de mayo de 2017

Tan poca vida

La portada de la novela de Hanya Yanagihara, Tan poca vida, se ilustra con una fotografía de Peter Hujar fechada en 1987. Se ve el rostro de un hombre con una mueca aparentemente de dolor: ojos cerrados y boca en tensión. 
Sin embargo, retrata al protagonista en pleno orgasmo.
La imagen es un prodigio de síntesis y define la obra de Yanagihara como no lo hará ninguna crítica. 
El placer como sufrimiento. 
El sufrimiento como placer para reparar una vida dañada.
Se trata de una extensa y emotiva lectura rebosante de traumas, con una prosa voluptuosa que oscila entre lo exquisito y lo excesivo.
La escritora aborda el relato de la amistad de cuatro hombres en Nueva York durante más de treinta años y se centra en Jude, un abogado de éxito empeñado en tapiar su pasado para no destruir un presente que cree no merecerse. 
Sorpresivamente es una mujer la encargada de ejecutar la más elocuente autopsia de la doliente masculinidad moderna.
Tan poca vida es una historia sobre la amistad, el cariño, la generosidad, el perdón, el dolor, el miedo y el amor sin reservas. Sin sentimentalistos.

Tan poca vida, de Hanya Yanagihara (Los Ángeles, 1974) Lumen

No hay comentarios: