martes, 12 de julio de 2016

Cofete

Mi cuerpo estaba inundado con orgasmos, prácticamente de solo respirar. Fue fenomenal, apasionado, estático, lírico, animal, amoroso, tierno, sublime. La música era voluptuosa, casi tridimensional. Algunas veces el sonido me parecía distorsionado, como debajo del agua, pero podía escoger concentrarme en la belleza de la música o en lo inadecuado de la calidad del sonido, y pude escoger concentrarme en la belleza...

1 comentario:

matti juhani niilola dijo...

Hello. It is a pleasure to watch your photos.