miércoles, 20 de abril de 2016

Colores que abrasan

Nunca hay que empezar a viajar.
Todas las personas que entran en nuestras vidas ocupan un sitio.
Encajando el rompecabezas, estableces un criterio: 
Las que hacen bien o las tóxicas, venenosas, de las que te atraen irremediablemente  hacia los líos...
Viajar es peligroso.
Llena de insignificancias que se cuelan involuntariamente hasta rebosar las vidas personales.
Corrientes y brumas que entierran ciudades.
No sientes el viento?

5 comentarios:

Kiffi dijo...

¿acaso el viento
nos siente a nosotros...?

Fanny Sinrima dijo...

Me llama la atención tu poema; tiene algo enigmático sobre los viajes.Algo que se nos cuela en nuestro interior y puede transformar el paisaje íntimo.El viento modifica los paisajes, se lleva algunos elementos y deposita otros, a veces inesperados.
Siempre escucho la canción en la boca del viento.(Si no conoces mi blog, me gustaría que te pasaras por allí)

Un abrazo.

Patty dijo...

En estos tiempos cuando la gente lo que más prefiere es viajar jajajaja. somos siempre lo contrario verdad? :* ha sido un gusto encontrar nuevamente tu blog.

Bill dijo...

So simple, yet fascinating. Well done!

matti juhani niilola dijo...

Amazing photo. greetings.