sábado, 5 de marzo de 2016

Que nadie diga

De su paso por el mundo no quedó nada bueno, ni nada malo.
Como si no hubiera existido.
Como un aerolito que cayera sin dejar estela.
Como un fuego que se apagara sin dejar cenizas.
Se hundió en la nada llevándose todo lo que tuvo en cuerpo y alma, vida y memoria, latido y recuerdo.
Fue una vida inútil, rotunda, implacablemente inútil.

4 comentarios:

matti juhani niilola dijo...

Hello. Nice picture and text. Happy weekend.

Anónimo dijo...

Que nadie diga eso de mí ni de ti ni de ellos ni de ellas

Anónimo dijo...

Qué buena rntrada

Margrit Kehl dijo...

Das sieht ja echt toll aus wow...

Liebe Grüsse
Margrit