jueves, 17 de marzo de 2016

Mentir

Envidiaba su audacia irreflexiva, su llama límpida y modesta.
El hechizo de la juventud la impulsaba hacia delante.
El hechizo la mantenía con vida...
Nadie sabía si fue realmente vivido o soñado...
O un espejo de nosotros mismos.
Girando hacia las profundidades.
De repente fiebre.
Necesitaba ser curada.
No de su cuerpo.
Si no de su imaginación.
Vivimos igual que soñamos.
Sólos.


3 comentarios:

Xan Do Río dijo...

Gracias!

Kiffi dijo...


"Todas las criaturas de éste mundo mueren solas"
-De la brillantísima película "Donnie Darko".

Escribes genial.
Saludos.

Amanda Oliveira dijo...

a mentira atrai a solidão.