domingo, 17 de enero de 2016

Princesa letal

Tan solo con mirarnos todo comenzó a arder. Como sólo arde el carbón, que no deje de arder. 
Así arde mi corazón cuando se empieza a romper.
Te dejara llevar una parte de mí,  y  me dejaras arrancar un trozo de tu corazón, para colgarlo en mi pecho y sentir su calor.
Que no intentaras olvidar, que no olvidarás jamás, las noches que pasamos ardiendo como el carbón.

2 comentarios:

Xan Do Río dijo...

Muy bonito.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Cierto, el amor se prende, se enciende com o un carbón. Un abrazo. Carlos