lunes, 18 de enero de 2016

Llovía sobre mí

Aquella tarde de enero llovía sin parar, llovía sobre mí. 
Nada me podía mojar. 

3 comentarios:

MuCha dijo...

solo lagrimas y tu piel mojadas de llorar

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

LLover dolor adentro, en el alma. Saludos. Carlos

Marcela Gmd dijo...

Encantada de conocer tu blog y seguirte!!! Te invito a visitar el mío.
Besos, Marcela♥