lunes, 25 de enero de 2016

La viva

Cuando no subió al cielo la luna y el deseo adquirió una fuerza inusitada, y cayeron los sueños al vacío, entre las praderas de amapolas siega estrellas rutilantes que luego siembra en la noche.

3 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Conjuncio de texto y fotografía. Un abrazo. Carlos

Buscando- mi -equilibrio dijo...

Me quedo con la viva ;)

Antonio Fernández López dijo...

Fantástica foto ciertamente. Ojalá intercambiemos más comentarios. Un abrazo