martes, 28 de abril de 2015

Entre medicina y carnicería

The Knick, serie de TV que se inspira en la historia real del Knickerbocker, un hospital que estuvo en servicio en la zona norte de Manhattan desde finales del siglo XIX hasta 1979. 
La primera temporada está situada a principios del siglo XX, en un momento en el que el hospital era el banco de pruebas de un equipo médico, liderado por Dr. John W. Thackery, que empezaba a aplicar en la mesa de operaciones avances científicos como la electricidad o los rayos X. El problema es que sus métodos, que muchas veces acaban en auténticas carnicerías, están a décadas de distancia de los avances que hoy los han convertido en procedimientos quirúrgicos casi rutinarios.
Fuera del quirófano, el Knickerbocker es también un reflejo de la sociedad neoyorquina de la época, profundamente clasista y tolerante con la corrupción, como se muestra en el duelo entre los conductores de ambulancias, que cobran por trasladar a los enfermos al hospital o los trapicheos del director del hospital con la mafia. El propio doctor Thackery (Clive Owen)  es un cirujano brillante pero adicto a la cocaína y un racista arrogante que desprecia a un médico negro (André Holland) recién llegado de Europa con técnicas revolucionarias.
Puede que algunos espectadores la descarten por su crudeza, pero The Knick es una serie que apela a los sentidos ya no solo por su estética o por el recorrido al que nos invita por los bajos fondos de Nueva York, sino también por la anacrónica BSO compuesta por Cliff Martinez. Una mezcla que hace extrañamente moderna a una serie ambientada hace más de un siglo.
Dirigida por Steven Soderbergh. 10 episodios. 2014
Inusual y muy buena.

lunes, 27 de abril de 2015

No hay dos tormentas iguales

Y al despertar entre las amapolas tal vez vuelva a encontrar esa puerta vulnerable que apaga el día y no se deja abrazar.
Si todos los ríos del mundo están en tu boca y con la risa haces selvas, pero siempre tan lejos...
¿Es para que yo quiera seguir estando tan cerca?

domingo, 26 de abril de 2015

Ser feliz

Ser el eterno aprendiz, el eterno forastero, el eterno aspirante...
He allí una forma para ser feliz.
Estar en perpetuo estado de iniciación, de entusiasmo constante!

jueves, 23 de abril de 2015

Algo crujió por dentro

En la simplicidad de este momento, cabe la posibilidad, de que te acuerdes como agrietaste el cielo...

miércoles, 22 de abril de 2015

De madrugada

Que vamos a hacer si todo nuestro amor se mide en kilómetros.
Cuando más cerca está más se quiere alejar para sentirse a salvo.
Y de madrugada cada uno en su cama escuchando el silencio o no escuchando nada.
Creemos que es viento que golpea en la ventana y somos nosotros mismos y resulta que es la nada...

martes, 21 de abril de 2015

Lo que está pasando

Miguel Brieva (Sevilla, 1974) es uno de los analistas más destacados y mordaces de la actualidad gracias a sus brillantes viñetas e historias cortas en las que comenta la situación económica, política y social. 
Y ahora, cambiando de armas pero manteniendo su incisivo estilo, se atreve con su primera novela gráfica: Lo que me está pasando, diarios de un joven emperdedor (Reservoir Books) en la que, a través de los diarios de un joven desempleado y deprimido, realiza un certero retrato del momento que vivimos y analiza nuestro posible futuro.
Víctor es un joven que hizo sus estudios y tras haber pasado una travesía de trabajos, a cual más precario, ahora se encuentra en el paro y sin ninguna esperanza de futuro y sintiéndose como un marciano en el mundo absurdo que lo rodea.
Motivado por esa situación empieza a perder pie en la realidad fantasmagórica que vivimos y que emana de los medios de comunicación lo que, curiosamente, le hace acercarse más a lo que es la auténtica realidad.

lunes, 20 de abril de 2015

Tormentas

Atando tormentas y desatando cabos.

domingo, 19 de abril de 2015

Dentro de un sueño

Fuimos dos dentro de un sueño que guardaba en el jardín de mis secretos. 
¿Dónde fueron las palabras que escribiste? 
Una luz en mi cabeza para dar las sombras a mis noches tristes. 
Ni tú ni yo dimos un paso, aunque el mundo se hundiera entre nuestros brazos.
¿Dónde estás, dónde te fuiste? 
Almas paralelas que jamás se encuentran...

sábado, 18 de abril de 2015

Funeral

Tarde o temprano todo se transforma...

jueves, 9 de abril de 2015

El sacrificio

Trajo un plato de fresas.
La lluvia había cesado.
Comían y se miraban en silencio.
Esperaban algo que ni ellos mismos sabían qué.
Pensativos y sumisos tuvieron la profunda convicción de que eran desgraciados y que no podían ser felices.
La piedad y la conciencia de que no podían hacer nada les produjo una enervación en la que para evitar el fatigoso sentimiento de compasión, estaban dispuestos a cualquier sacrifío.

miércoles, 8 de abril de 2015

Sin miedo

Entre la tormenta y el aguacero, entre nubes bajas y recuerdos, de repente vi a alguien sin miedo. 
Pude ver algo brillante y entero, un punto de luz con un paraguas pequeño. 
Mirando las piezas quietas en el tablero, incapaz de descifrar de qué iba el juego, entre mis lamentos y algún trueno de repente me colé por un agujero. 
Entre alas rotas, tras un invierno lleno de secretos, mientras me cegaba el humo de aquel incendio vi un poco de sol y a alguien desde el suelo que decía: “ven, si quieres, yo quiero”.

martes, 7 de abril de 2015

Un nuevo atardecer

Pienso que vamos a mejor.
Y como tengo memoria y recuerdo cosas de las décadas anteriores, recuerdo el derrotismo, la ceguera, y el hedonismo sin sentido.
El momento que atravesamos es para ser optimista.
Aunque leer no está de moda!
Nunca había habido tanta gente educada, tan consciente y tan capaz, todos en paro, o casi todos, en la calle.
!Tiene que pasar algo!
La gente tiene que leer...

lunes, 6 de abril de 2015

Que tiempos estos!

Señor Pasado: 
Amenazas de guerra, peligro atómico, revoluciones, malestar social, catástrofes…El mundo parece haberse vuelto loco.
¡Decididamente antes la gente era más sabia!
Su vida apacible y ordenada les preservaba de semejantes aventuras.
Eran los buenos tiempos.
Señor Futuro: 
Por mi parte prefiero mirar resueltamente al futuro!
Un mundo nuevo se está creando ante nosotros…
Mañana gracias a los extraordinarios progresos de la ciencia, la humanidad, liberada de las servidumbres materiales podrá por fin consagrarse libremente sólo a los placeres del espíritu…
Señor Pasado: 
Teoría seductora pero temo que ve usted su futuro hipotético de forma demasiado idílica.
Mi pasado, como mínimo ya ha demostrado sus virtudes…
Señor Futuro: 
Bah! Mi futuro juzgará con desprecio a su pasado ignorante y bárbaro
Señor Presente: 
Hum! Pasado, futuro… Quién sabe si los buenos tiempos que ustedes imaginan no son simplemente el presente…
No nos quejemos demasiado de la maldita época que vivimos, porque tiene aspectos buenos…
Quién sabe si un día, al evocarlo dirán: eran los buenos tiempos.

jueves, 2 de abril de 2015