viernes, 18 de diciembre de 2015

Variaciones

La noche envuelve los bosques de fin de año y resuenan como campanadas de lamentos.
El espesor de los abetos trasladan el frío de la luna.
Todos los caminos desembocan en negra melancolía.
Sobre las ramas de oro de la noche y las estrellas ondea la sombra de su reciente pasado.
Y suavemente entre los rojos y blancos del invierno suenan alegres melodías.
En tus altares de bronce la llama ardiente del espíritu nutre ahora un tremendo dolor.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Poéticas palabras que ahondan en el espíritu humani