miércoles, 9 de diciembre de 2015

Tristeza a flor de piel que se convierte en belleza extrema

"Me gusta tanto hacerte el amor al despertar
saber que vienes de los sitios a los que has ido a soñar;
me alegra tanto cuando al fin consigo hacerte sonreir
saber que el resto del día estarás oliendo a mi...
Envuelto en tu aliento al respirar
quitarte el sudor, beberme la sal
hacerme en tu boca una ciudad
no salir de ella nunca más"

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tristeza bella

The messenger dijo...

¡Niño! ¡Qué efervescencia!