viernes, 6 de noviembre de 2015

Clareando

Cuando me siento mal pienso en ti.
Romper el silencio no tiene perdón.
Sales a poner cara de sardina.
Hace viento en la autopista.
En el reflejo que miras detrás del cristal, respiras aire.
Vamos a dar las gracias por venir.
Y acabar en el refranero.
La mañana llegó.
Y puede ser un gran día.
Ya sale el sol...

2 comentarios:

40añera dijo...

Siempre me he preguntado como surge un refrán, ¿se sintió, se vivió, se pensó, se imaginó, se vio en otro?...
...quizás tu clareando llegue a serlo

Un beso

Fanny Sinrima dijo...

Muy adecuada la foto del tronco del eucalipto arcoíris para acompañar la esperanza del poema.

Saludos.