sábado, 3 de octubre de 2015

Vetusta Morla

No es sencillo entrar en los discos de Vetusta Morla y sin embargo te atrapan como una niebla densa. 
Sus letras crípticas brillan más que nunca a la deriva como transito intermedio. 
La deriva como espacio donde el cambio y la transformación son posibles, asumiendo temores, miedos, nostalgias y esperanza por el tiempo que se aproxima. 
La deriva como declive familiar, en una relación, en una comunidad o un país. 
La deriva como descontrol sin nada ni nadie al mando, como cambio de rumbo, como violencia o calma, a merced de la naturaleza, el azar o ciertos caprichos. 
La deriva como experiencia que facilita la empatía, la identificación o los sentimientos compartidos de todos los que se ven inmersos en ella.
No te pierdas sus conciertos.
Fabulosos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

I love VM

Esther dijo...

Me encantan