jueves, 1 de octubre de 2015

Pez

Los vientos recuerdan el sendero, pues el instinto recogió la llave que la memoria se dejó en el suelo.
Acaso la angustia sufrida es una paz inmóvil?
Delicia o sufrimiento.
A mí pez.

4 comentarios:

trimbolera dijo...

Esa llave siempre va en el alma, aunque el olvido no lo recuerde. Besicos.

Anónimo dijo...

la paz en el ojo ajeno

Mondego Barrié dijo...

el pez y los panes

Anónimo dijo...

Pez para aquí pez para allá