miércoles, 24 de junio de 2015

Un refugio de hielo

Miras la luna sin hablar.
Cae la noche con un aire feliz.
El aire va a cambiar.
Giras la cara.
Tal vez sea esta la señal.
Y construyes un refugio de hielo.
Para perderte en el camino recto.
Escuchaste esa canción y sentiste que el fin del mundo no era una idea tan mala.
La tristeza tiene su parte de belleza.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Encantador de serpientes.
Que bueno

Mari-Pi-R dijo...

Una señal de refugio que cambia tu cara.
Un feliz día de San Juan

Anónimo dijo...

hi

Manuela Fernández dijo...

Si que la tristeza puede tener su parte de belleza cuando la describes y llega sus palabras a otro corazón triste al que conmueve.
Un saludo.

Xan Do Río dijo...

Y tanto