martes, 12 de mayo de 2015

La niebla

El día en que escuchemos nuestras voces se encenderán todas las luces, sonarán todas esas canciones, esas risas que nos convierten en algo más grande.
El día en que sepamos que seremos inseparables lo adivinaremos riendo, sumergidos en corrientes, haciendo de la vida un baile. 
Dibujaremos los mapas y nos inventaremos los nombres. 
El día en que nos posemos como en las ramas los gorriones.
El día en que por fin descansen nuestros corazones. 
No preguntaremos, no habrá contestaciones.
Callarán todos los miedos.
Y al despertar tal vez la niebla vuelva a encontrar la puerta abierta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La puerta abierta jaja

Anónimo dijo...

flores y flores