jueves, 28 de mayo de 2015

La expropiación de la salud

La salud es la capacidad de disfrutar de la vida pese a las adversidades diarias. Como tal, depende poco de los médicos y de sus actividades por más que sea clave el contar con un sistema sanitario de cobertura universal y accesible según necesidad.
La expropiación de la salud es un libro para todos, profanos o especialistas, enfermos o sanos. A los ciudadanos les recordará cuáles son sus derechos perdidos y casi olvidados. A los médicos y profesionales de la sanidad les permitirá reflexionar sobre los excesos en los que suelen incurrir.
¿Quién decide si estoy enfermo o sano, si estoy cuerdo o loco, si he de tratarme el colesterol, la osteoporosis o la tristeza, si debo medicarme o ser operado? Cada día más, es el médico quien decide estas cosas. Nosotros, los ciudadanos, sanos o enfermos, ya no mandamos sobre nuestro cuerpo ni nuestra vida. Nos han expropiado la salud.
Los autores de este libro llaman así al proceso por el cual los médicos y el sistema sanitario nos han ido arrebatando a los ciudadanos el derecho a decidir por nosotros mismos sobre lo que nos atañe a nosotros más que a nadie: la salud, el cuerpo, nuestra forma de vivir la enfermedad o de entender en qué consiste la salud.
Somos víctimas de unos «conocimientos» que permiten al sistema sanitario imponer un museo de horrores sin ciencia. Se nos medica y se nos medicaliza, y se droga a los niños con anfetaminas (por ser «demasiado» activos e inquietos) y a los ancianos con antidepresivos (sin tener depresión sino simple angustia vital). En su versión extrema, la medicina sin límites llega a expropiar la salud, el desánimo, el sentimiento de vacío existencial, el miedo al futuro, el embarazo, el parto, el dolor, la enfermedad, el envejecimiento y la muerte. De todo ello trata este libro, que analiza la teoría y la práctica, y revisa muchos casos clínicos que sirven de ejemplo y base para la reflexión.
La expropiación de la salud. Juan Gérvas y Mercedes Pérez-Fernández publicado por Los libros del lince.2015

3 comentarios:

ERRE dijo...

Graziemile, ERRE.

Anónimo dijo...

LOS MÉDICOS CURAN SÓLO UN 10%

Anónimo dijo...

"Que no sean los Hombres de las Batas los que terminen el cuento". CHIRBES vía CICERÓN.