jueves, 22 de enero de 2015

Esta leña nunca más arderá


Llueve en la calle. 
Te sientas en un banco mirando al mar. Sacas una foto.
Observas el espejismo de tu vida lleno de luces.
Las sombras están alineadas en el agua, sumergidas, ahogadas.
Palabras que asocian imágenes.
Imágenes que asocian palabras.
El rumor del oleaje posibilita un futuro mejor cuando se ve desde arriba, desde un faro.
De un futuro lejos de lo cotidiano.
Encerrado en tu destino y aguantando la respiración recuerdas las escaleras empinadas que te han hecho tropezar.
Llueve, llueve, llueve.
También llueve dentro.
Cuanta agua tiene que caer?
Esta leña nunca más arderá.

3 comentarios:

Milena Valenzuela dijo...

Cuánto mas tiene que llover?
Pasé por tu blog y me llamó la atención tu escrito. Pero proque no arderá nunca mas la leña? No dejes que nada la apague por mucho que sea el aguacero. Saludos.
Pásate por mi bolg.

Julia L. Pomposo dijo...

¡Claro que volverá a arder!, en cuanto tu te lo propongas cesará de llover en tu corazón.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Bonito y poético