martes, 16 de diciembre de 2014

Yo, asesino

Antonio Altarriba (Premio Nacional del cómic 2010 por El arte de volar ) une fuerzas con Keko para ofrecernos una inteligente reflexión sobre la ambigüedad de la moral humana en forma de thriller perverso: YO, ASESINO Norma editorial 2014
La obra nos cuenta la historia de Enrique Rodríguez, profesor de Historia del Arte en la Universidad del País Vasco en la capital alavesa, que se encuentra en el apogeo de su carrera académica, lidiando con las consecuentes rivalidades con sus colegas de profesión y habiendo alcanzado gran prestigio como director de un grupo de estudio sobre la crueldad en la pintura occidental. En él se analizan obras de artistas como Goya, Munch y Bruegel. Sin embargo, Enrique cultiva una extraña afición a la que le gustaría dedicarse a tiempo completo: el asesinato como forma de arte.
De hecho, aprovecha sus viajes profesionales para dispersar su rastro por toda Europa sin levantar sospechas para cometer asesinatos motivados sólo por fines estéticos. Cada uno de ellos es una obra de arte inspirada en una técnica específica que marca su impecable trayectoria como artista.
La acción se sitúa en un País Vasco marcado por el terrorismo de ETA, donde la violencia es algo presente en el día a día. Y ese recurso le sirve al autor para reflexionar sobre el mal que rodea a la sociedad actual a través de un personaje que entiende que matar no es un crimen, matar es un arte.
En palabras del propio Altarriba, YO, ASESINO es “un alegato despiadado contra las visiones más optimistas de la condición humana”. 

Es una magistral y atroz novela gráfica con pátina de thriller, en la que ahonda en la naturaleza del mal, la convivencia en el País Vasco tras ETA, las altas dosis de crueldad y muerte, y adoctrinamiento del arte religioso o la madurez femenina, a la vez que lanza una crítica mordaz al mundo académico y al del arte contemporáneo, cuestionando performances reales como estar 10 horas comiéndose un Corán.
A leer!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

comprare

Anónimo dijo...

Pedazo de tebeo. Contundente historia.Magnética y culta. sin remilgos ni resabios.Magnífico Altamira y excelente Keko.