martes, 6 de mayo de 2014

De espaldas al mar

Coordenadas susurradas por el viento.
Mensajes encerrados que duran toda la vida.
La luna agita el cascabel e invita a volar donde los sueños no son perseguidos.
Quién es consciente de los límites de la vida sabe cuán fácil de obtener es aquello que clama el dolor por una carencia.
De modo que para nada se necesitan cosas que traen incertidumbre y confusión.
Es mejor no vivir de espaldas al mar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

que dibujo mas bonito