sábado, 21 de diciembre de 2013

Papamoscas

Una reflexión, un estado de ánimo, mezcla de euforia, ironía, tristeza y melancolía.
Gozoso y doloroso, no apto para todos los paladares.
De vuelta de casi todo, plenamente consciente de su irreversible destino la palabra busca un paseo por la noche bulliciosa en la que suceden excesos vitales y también estéticos, los que se ven y los que se sienten.

No hay comentarios: