martes, 19 de noviembre de 2013

Donde la noche se convierte

En algún lugar de la medianoche me encontrarás.
Con un mapa de sueños, entre África y Asia.
Aguas salvajes brotan teñidas de oscuridad y miran la luz de unas velas rojas.
Las pupilas con el resplandor simulan ser una estrella.
Brillan en la luna que espera.
En la encrucijada se columpian en el aire tormentas de amor.
Y el silencio vuelve al lugar de la medianoche convirtiendo el desierto en mar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Las velas son un peligro...

Anónimo dijo...

Las velas son un peligro...