jueves, 11 de julio de 2013

Tan lejos, tan cerca

Rojos amapola inundan el paisaje.
En mundos subterráneos encendidos el espíritu se deja vencer como el agua al fuego.
Sueños que se pierden en cuentos de principes azules que viajan del Algarve a Nueva York.
No quiero sentir que son demonios mis deseos.
Anestesiado con sonrisa perenne.
Entonces cuando el destino nos alcance pensaremos que es lo que realmente queremos hacer con nuestras vidas.
Necesito moverme.
Necesitas moverte...

1 comentario:

Anónimo dijo...

te moveré...iremos a correr ;)