martes, 4 de diciembre de 2012

Distancia mental

La casa de las bellas durmientes.
Erotismo, lujuria.
Esplendor en la hierba.
Mientras medita sobre la sexualidad y la muerte le queda el consuelo de sumergirse melancólicamente en recuerdos de mujeres de un pasado remoto que ya no volverán.
Y dulcemente se sintió invadido de un cálido descanso cercano a la soledad.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Así es la vida?

Anónimo dijo...

Así es la vida?

Anónimo dijo...

Voy a pensar en eso

Luis dijo...

expresionista?