domingo, 5 de agosto de 2012

Apuntando

La nada absoluta  cobra una insospechada vida en ocasiones.
Como en el desierto, palpita el cielo queriendo mostrar que es capaz de someter un golpe furioso del viento o una inesperada tormenta.
Todo apunta a la sencillez, a lo necesario.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me apunto. A que?