viernes, 15 de junio de 2012

Calambre

Vertical y horizontal siempre con sonidos cuánticos.
Misterios sin resolver tras la huida.
Por encima de toda sospecha siempre hay un final de pasión.
Es entonces cuando nos comportamos como niños en una tormenta.
Los abismos actuales se mezclan con el deseo de no olvidar. Silenciando las miradas.
Vuelven los sueños de bendita sencillez.
Melancolía.
Aparecen reflexiones sobre la variable naturaleza del letargo y lo tardío y sobre el peso oculto del tiempo...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

da calambre

Anónimo dijo...

es un buen inicio. Continuará?