martes, 22 de mayo de 2012

Leer

Nunca henos vivido, como ahora, en una época tan rica en conocimientos científicos y hallazgos tecnológicos, ni mejor equipada para derrotar a la enfermedad, la ignorancia y la pobreza, sin embargo la cultura se está banalizando hasta convertirse en algo superficial y voluble, una forma de diversión o un juego retórico de vanidosos intelectuales de espaldas al conjunto de la sociedad.
Visto el panorama dejemos el futuro y pensemos en el presente buscando el inmenso placer de ir descubriendo como ensanchamos el horizonte intelectual para enriquecer los apetitos, fantasías y sensibilidades.
Fuera la frivolidad, la superficialidad, lo pasajero.
Pasen y lean!

3 comentarios:

Mónica dijo...

Totalmente de acuerdo!!

Anónimo dijo...

Ok

Anónimo dijo...

Interesante como casi siempre!