miércoles, 23 de noviembre de 2011

El piloto

Y entonces encontró la solución:
Viajaba sin sentido buscando lo perdido.
Una canción de Perry Blake y una sonrisa hicieron tanto como aquel abrazo de la última tentación para cambiar su estado de ánimo.
Llevaba la tristeza hasta el infinito por las venas de un tren sin estaciones.
Encontró preciosas melodías que adormecían su cuerpo mientras era piloto de sus sueños…

Perry Blake-Genevieve

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Quiero ser tu seguidora

Anónimo dijo...

Introspección viajando en tren, no está mal!

Anónimo dijo...

en la catedral...