lunes, 25 de abril de 2011

El centro del mundo


Cuando no apetece pensar y la cabeza da vueltas es mejor encontrar el dolor antes que el dolor nos encuentre.
La carne está triste.
Como un explorador de selvas salvajes se inician los preparativos.
Donde se encuentra la sabiduría de lo que está por venir.
Todo pasa, todo fluye, todo aparece, todo desaparece.
Si acaso queda el recuerdo o el mejor olvido.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena reflexión.

Anónimo dijo...

Interesante y comprometido