viernes, 15 de enero de 2010

La edad dorada



Esta es la edad de oro.
Es difícil imaginar con los acontecimientos,
que se trate de la edad de oro,
pero es la edad de oro.
Cuervos que se comen brillantes,
perdidos en la inmensidad del caos.
A veces no podemos recordar,
y nos arrastramos por nuestros miedos,
sin encontrar la edad dorada.
Cerramos los ojos y danzamos al son de una canción,
que estremece el corazón.
Y de repente aparace la edad de oro.
Como en un sueño de vino y rosas,
o balas de trigo y centeno.
Por fín caemos en la cuenta que estos dias son la edad de oro de los dientes de león.