martes, 9 de noviembre de 2010

Los sueños arden


Somos almas atormentadas.
A disgusto con la rutina.
Buscando tormentas que agiten los sentimientos, la luz de las tinieblas.
La soledad del pensador continuo que no sabe lo que quiere.
Cierra los ojos a las ilusiones perdidas dejándose llevar por el devenir de los días lluviosos y tristes.
Tengo sueño, fuego y sed esperando historias orbiculares.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y los bosques.

Anónimo dijo...

Estos dos cuadros parecen iguales. Parecen interesantes. Te gusta el fuego, pero de ahí a quemar una ciudad?