jueves, 3 de junio de 2010

Intermitentes del amor


Lo que se tiene en el corazón, a veces se oye mejor que lo que se dice con la lengua.
Historia que se compone de mil alegrías diarias.
En una preciosa noche de verano.
Felicidad, lujo, calma y voluptuosidad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y a veces una mirada te transmite tantas cosas que no se pueden expresar ni con mil palabras...Me encanta!!! como todo lo que escribes..