martes, 23 de marzo de 2010

Titubeas


Las calles parecían agitadas por el olor primaveral.
Por la alterada hilera de casas se acercó hasta lo cubierto, sintiendo el corazón con un nuevo ritmo.
En cada ráfaga se dilataba un nuevo existir.
Escuchaba como se removían en su sangre violentos torbellinos.
De todo lo remoto irrumpió un tumulto de banderas desplegadas en su corazón, en cuya luz flotó.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿es una pelicula?

Mordisco Veloz dijo...

No se porque pero me recuerda mucho al poeta que iba a escuchar Lisa en en el bar junto a los universitarios.

Anónimo dijo...

>>¿fluye todo con facilidad?<<