domingo, 28 de febrero de 2010

Por puro placer


Se está produciendo un resurgir del género policiaco con un nivel literario estimable.
Domingo Villar (Vigo, 1971), "Ojos de agua" (Siruela 2006) y “La playa de los ahogados” ( Siruela, 2009)
El protagonista es un lacónico inspector de policía gallego llamado Leo Caldas. Un personaje bien construido, que nos recuerda, de algún modo, al Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán.
En la primera novela aparece Vigo como telón de fondo.
En la segunda el autor nos introduce en la idiosincrasia de pequeños pueblos costeros gallegos, sus costumbres, sus vinos, su gastronomía, sus lonjas, sus puertos, su forma de vida, su carácter...
Tanto en una como en otra hace continuas referencias a la música de jazz y a la comida de la zona. Son esos pequeños detalles los que hacen que te sientas cómodo delante de unos libros divertidos y entretenidos.

1 comentario:

virusin dijo...

fabulosos y estupendos