viernes, 27 de noviembre de 2009

Caso


En estas noches mi sangre siente frio.
Mi ansia es como un agua oscurecida que retiene las puertas de una esclusa, descansando con la tranquilidad del mediodía, inmóvil, acechando, ansiosa de estallar. Tormenta de otoño pesadamente retenida en foscos nubarrones.
¿Cuándo caerás, rayo, a quien golpea y carga con placer, a quien desencadena como balsa, que abres de par en par los muslos prietos de la presa?
Yo soy el jardinero que te tiende con suavidad. Nube que te rocía y el aire que te envuelve.
En tu tierra deseo plantar mi fervor delirante y al florecer con ansia resucitar en tu cuerpo.

1 comentario:

Tamara dijo...

la erre sugiere algo?