martes, 27 de octubre de 2009

el principio de la tormenta


Hay algo que puede aprenderse de una tormenta.
Al encontrarte con un chaparrón repentino intentas no mojarte y te pones a correr. Aunque corras por debajo de las cornisas de las casas sigues mojándote.
Si lo tienes claro desde el principio, no habrá sorpresas, aunque te mojarás igual.
Este concepto se puede aplicar a todas las cosas.

2 comentarios:

Os Sufridos dijo...

Y sino hay cornisas .....

Javier dijo...

Te mojes o no te mojes.Con cornisa o sin cornisa.Todo se mueve,fluye,discurre,corre o gira;cambian la mar y el monte y el ojo que nos mira.