jueves, 16 de julio de 2009

El faro de la soledad


La luz estaba toda dentro y la oscuridad toda fuera.
Al final lo que queda son pequeñas atenciones, preocupaciones. Lo demás forma una masa petrificada que yacerá a profundidades insondables para siempre.
Cuando los colores se apagan y del fondo emerge el azul claro de la mañana, invadiendo el mar y luego el cielo.Cuando se extingue el último fulgor violeta del horizonte recordamos lo que lo que nos gustaría enseñar aquel amanecer.
Todo fluye...