martes, 12 de mayo de 2009

ATRÁS

Hoy dijo adiós Antonio Vega.
Su obra ha sido parte de la banda sonora de mi vida.
La memoria nos hace diferentes. Un arma de doble filo. Fragilidad.
Nos hacemos mayores cuando los que son de nuestra generación desaparecen.El continuo devenir.

Recuerdo su primer album con Nacha Pop (1980). Acompañó mis comienzos musicales, festivos y amorosos. Y no sólo por la chica de ayer. Por todas las canciones, ya que antes los discos “duraban” más tiempo en relación con lo que hoy sucede.
Antes de que salga el sol, sol del caribe, nadie puede parar, cita con el rock´n´roll.
En 1982 atrás me dio un salto: noches, viajes, conciertos y desparpajo.
Luego sigue la magia y precisión.
Pero es con una décima de segundo dónde la noche se vuelve íntima.
Grité una noche con tal de regresar a relojes en la oscuridad.
Desordenada habitación. Dentro de mí, lucha de gigantes.
Posteriormente cuando comenzó su carrera como solista seguí su estela desde la misma distancia intimista que se dejaba llevar por ti.
No me iré mañana al océano de sol en busca de anatomía de una ola.
De un lugar perdido descubrí sus escapadas para estar todas las noches con Marga.
Era el momento del sitio de mi recreo.
Donde sigo aún…

2 comentarios:

Valdelamora dijo...

Donde se creo la primera luz,volveré a donde nací.
De sol espiga y tardes de domingo con el transistor en la mano.Fútbol.
Es el sitio de mi Cervantes.
Y poco a poco la nieve el huracán y los abismos llegan a mí.
Hay de todo donde nos lleva la memoria.

Anónimo dijo...

Melancolía, tristeza infinita,emoción constante.