jueves, 5 de marzo de 2009

ALguiEn

Hay un millón de palabras que pueden delatarme.
De las que no me atrevo a susurrarte.
Y ahí estás tú,con tus ojos grandes.
No hay nada más fácil que prestarte atención.
Intento desabrochar el último de mis botones de hojalata.
Las palabras atascadas absorben mis pensamientos.
Te veo de pie y sonriente en el centro de mi galeria de arte.
Y yo sentado en frente.
Mirándote.
Esperando cualquier pequeña conversación que pueda hacer que nos beneficie a ambos.

3 comentarios:

Alberto dijo...

¿Qué hay de beber?
Porque a se me seca la boca cuando hablo mucho y también cuando miro mucho, y también cuando pienso mucho y también me ducho.

Anónimo dijo...

Chalaos,que estais chalaos!!yo os invito a un Leione...

Anónimo dijo...

Ella lo sabe??