miércoles, 2 de julio de 2008

SuMMeRTiMe


Mientras preparo una ensalada de tomates con queso fresco,repaso mi vida desde que tengo consciencia.Es curioso como uno se acuerda de determinadas cosas sin que realmente hayan sido trascendentales en su futuro.Pero forman parte de uno y el subconsciente las tiene presentes.Aún no sé porqué están ahí.
...
Recuerdo una noche.Era cálida y húmeda.Paseabamos.Cruzamos todo el complejo del faraónico hotel dejando atrás las enormes piscinas y nos dirijimos a la playa que estaba desierta.Sólo el murmullo de las olas muriendo lentamente en la orilla,acariciando suavemente la arena,interrumpía el maravilloso silencio que nos hacía ausentes.

Al llegar a la habitación me quité la ropa y me tumbé en la cama,esperando a que ella terminase de cepillarse los dientes.Se desvistió y se acostó a mi lado.Me acurruqué contra su cuerpo desnudo.Una de mis manos descansó sobre su pecho.La otra en el vientre mientras acariciaba su piercing.Fué una sensación muy dulce.

2 comentarios:

Alberto dijo...

Todo de acuerdo menos el piercing.
No me gustan los piercings ni nada que me adorne.
Libre de tatuajes y demas zarandajas por el estilo.

Anónimo dijo...

calor y color