lunes, 29 de octubre de 2007

MuNDo InMuNDo

Se acercó sigilosamente hasta estar solapado a él.El silbido camuflado de las hojas en el aire gélido del otoño tardío silenció el diparo sobre su nuca.El peso inerte de su voluptuosa figura se desplomó a sus pies.Ella sabía que no le quería.Él aún no la conocía bien.Sólo le faltaba cobrar su dinero.El trabajo había terminado.La noche acababa de comenzar.La luna iluminaba cual foco de un teatro el cómo la nieve cubría la escena final.

2 comentarios:

lucas dijo...

Que quieres decir con esto.¿ Te han dejado o te van a dejar?

Javier dijo...

Ni fu ni fa.