viernes, 7 de septiembre de 2007

EsTiMuLáNDoSe


Se levantó desorientado.Confuso.La primera impresión nada más apoyar el pie en el suelo fué de desequilibrio.Aún quedaban remanentes sonoros en su cabeza.El estómago a punto de explotar.Sus riñones no terminaban de licuar toda la cerveza ingerida compulsivamente la noche anterior.La ducha espantó su adormecimiento.No era suficiente.Mecánicamente enfiló sus pasos al único lugar donde repondría su estado natural.Allí estaba,rodeado de sus paredes entrañables que tantos secretos habían escuchado durante el largo periodo de tiempo que llevaba abierto.Camuflado por el mobiliario que le observaba en sus mútiples visitas.Que mejor sitio para reponerse.Que mejor que un café.Era la mejor manera de empezar a funcionar.Sólamente allí.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

donde las mulas estilosas mueven el rabo en busca de la sonrisa perfecta. La noche les confunde.

Anónimo dijo...

ni el cafe, ni las paredes ni el camarero; lo mejor las camareras...