jueves, 10 de mayo de 2007

Dignos

Cuando se experimenta el sentimiento de una juventud despreocupada y ardida que alcanza la época más consciente y conmovedora de la madurez.
Como una simple gota de agua comparada a la amargura y tumultuosa inmensidad de un océano.

Al fin y al cabo, siempre que nos ponemos a meditar sobre el sentido de nuestro propio pasado, éste parece llenar el mundo entero con su profundidad y extensión.

Era una tarde terriblemente quieta.

Las sombras se alejaron de mí en silencio.

Esperé un momento, luchando contra el peso de mis culpas, contra el sentimiento de mi propia dignidad, y les dije:

Un hombre tiene que aprenderlo todo y dejar de tener miedo horrible a su corazón.

Entonces serán dignos para siempre de mi respeto .

2 comentarios:

Javier dijo...

Hoy es el cumple de kiko:FELICIDADES PAPÁ!!eres el hombre que más respeto me inspira.Gracias por tú educación.Por inculcarnos el valor de las cosas.TE QUIERO.QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS!!

Anónimo dijo...

Convendría que documentaras tus fuentes. Así podríamos ampliar los saberes. GRACIAS.